WORK IN PROGRESS…

Roger Estrada dixit…

FELIPE HERNÁNDEZ DURÁN. A pie de backstage y a pie de calle

Swine people to watch: Felipe Hernández Durán

En primera fila pero con el ojo también atento a lo que se cuece en la trastienda. A pie de backstage y a pie de calle, siempre where the action is. Felipe Hernández Durán, fotógrafo madrileño, puro nervio y de mirada inquieta. El quién es quién de la escena  undeground rockera de la ciudad no-Olímpica ha pasado por delante de su cámara, así como un buen puñado de las bandas foráneas que aterrizan en ella de gira para degustar una relaxing cup of Mahou.

Yonqui del coleccionismo vinílico, Hernández es también un ferviente defensor del fanzine –es editor de SLUM PILLS–, reliquia en formato papel en estos tiempos de dictadura digital. Demasiado joven para ser nostálgico, es un romántico renacentista e inquieto que, sin perderle el pulso a la actualidad, intuye que hace 40 años, lejos de aquí, su cámara hubiera sacado mucho más humo.

[Nota: esta entrevista se realizó el 04/09/2013…]

ecstasyandwine67.blogspot.com.es
www.facebook.com/felipehernandezphotography

Hoy es tu aniversario, así que a parte de recibir felicitaciones (¡felicidades!), toca hacer balance. Sí, es una pregunta puta para empezar, pero es lo que hay: ¿Qué tal te ha tratado la vida en estos 28 años (quien los pillara)? Mezcla balance personal y profesional a tu gusto, si es que estás con ánimos, claro….
Muchas gracias. En cuanto al balance profesional ahora mismo sólo puedo ser positivo y optimisita, he empezado mi oficio en plena crisis y ahora mismo estoy bastante bien de trabajo y con proyectos personales interesantes, aunque ya sabes que este campo es un muy inestable; pero bueno, toca vivir día a día.

¿Qué has fotografiado hoy? Y, más importante, ¿por qué?
Hoy he ido a dar un paseo con un amigo, pasamos por el barrio Aeropuerto y saqué cuatro fotografías de paisaje urbano que me pareció interesante. Hacía como dieciocho años que no pasaba por ahí, fue el barrio en el que vivió mi padre cuando emigró del pueblo. Está situado al Este de Madrid, pegado a la carretera de Barcelona.

¿Qué te gustaría fotografiar algun día? ¿Qué temas, situaciones, personajes andan actualmente atrayendo tu instinto caza-instantes?
Todo el tema de Siria y demás conflictos internacionales me atrae mucho, así como varias zonas de México que me gustaría explorar. Pero no sólo retratar el conflicto armado,  sino lo que sucede día a día. En este sentido, me gustó mucho el trabajo de Thomas Dworzak en Irak y Afganistán. Ahora tengo en mente subir a Asturias cuando regresen todas las movilizaciones mineras, espero tener esos días libres. Personajes siempre estoy retratando, cualquier día y noche es buena para fotografiar a alguien que me llame la atención. Gracias a algunos medios con los que colaboro he podido retratar a gente que me gusta y no es accesible. A medio plazo quiero ponerme a seleccionar y editar un proyecto que hice en mayo, una serie de retratos durante cinco días a toda la gente que pasaba por los locales de ensayo Pandora’s Vox en Madrid.

Madrid es escenario, a veces mero telón de fondo a veces paisaje-protagonista, de buena parte de tus fotografías. ¿Qué tiene de bueno Madrid como ciudad para un fotógrafo como tú (sea esto bueno o malo para tú como habitante)?
Lo bueno de Madrid –al igual que Barcelona, ciudad que me encanta– es que siempre están pasando cosas, así que no paro de hacer fotos a cosas que me gustan. Tengo la suerte de que por aquí pasen muchos de los grupos que sigo y de que Madrid sea una ciudad con mucha variedad en cuanto al paisaje urbano y gentes.

Si digo Madrid 2020, tú contestas…
No, no estoy de acuerdo. Aunque realmente me esté tirando piedras sobre mi tejado, ya que algunos de mis ingresos vienen de la publicidad y si se hicieran las Olimpiadas se harían más anuncios. Nunca me pareció una buena idea, hay cosas más importantes que hacer en Madrid. Por otro lado, yo vivo al lado de lo que sería la zona Olímpica y estoy harto de ver como se gastan mucho dinero en cosas insignificantes y otras siguen igual que hace treinta años. Por no mencionar que se me hace muy difícil apoyar algo que apoya e impulsa el Partido Popular.

Espero que en las próximas elecciones autonómicas y municipales la mayoría votante sea más cuerda e inteligente y se vaya esta gente que lleva gobernando desde que tengo uso de razón.

Si te busco por Madrid este finde, seguramente te encuentre en…
En el Louie Louie, el Weirdo, el Coco, La Vía Lactea, o algún bar de paisanos tomando unos vermús… A ser posible de grifo y de Reus.

¿Cuándo y por qué sentiste la necesidad / el impulso / el deseo de ser tú el fotógrafo?
Llevaba tiempo haciendo fotos, lo que estudiaba no me gustaba nada y tenía claro que no quería tener un trabajo así de por vida –por entonces trabajaba de auxiliar administrativo para ganarme unos euros y ya vi cómo era el curro de oficina. Dejé la carrera y me puse con la fotografía. Tenía 22 años.

Tu primera cámara.
La de la comunión de mi hermana. Hace poco compré una igual en un Cash Converter, aunque no la utilizo porque de ese tipo ya utilizo otra que es mejor y más cómoda.

¿Cuándo y por qué “decidiste” unir tus dos grandes pasiones, foto y música?
Siempre he ido a muchos conciertos y cuando me metí a fondo con la fotografía empecé a llevarme la cámara. Primero hacía fotos de conciertos y más adelante fijé mi mirada en la gente y todo lo que rodea al concierto.

Me puse a colaborar con la web de unos conocidos, luego con otras, hasta llegar a ahora que colaboro con una gran revista como es Ruta 66, de la que soy fan absoluto. También colaboro con Vice, lo cual está muy bien porque he podido fotografiar temas que me interesan mucho, como las dos veces que bajaron los mineros a Madrid y sus posteriores enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del Estado, así como las huelgas generales y grandes manifestaciones.

¿Hay alguna otra pasión que quieras compartir con nosotros?
Comprar discos. Mi adicción es comparable a la de un toxicómano con su droga. También me gusta comprar revistas, fanzines y libros de música y fotografía. Estoy muy emocionado con mi última compra, Back in the Days, una recopilación de retratos que Jamel Shabazzde hizo del 80 al 89 a la gente de la escena hip-hop de Nueva York; estéticamente las fotos son brutales, a parte de que la gente que sale tiene mucho rollo.

Ecstasy and wine. ¿Por My Bloody Valentine? ¿Otros grupos, pasados y presentes, que te lleven al éxtasis?

Sí, en el momento que me hice el blog escuchaba mucho ese “no disco” de My Bloody Valentine; es la recopilación de sus primeros singles y EPs y es lo que más me gusta de ellos. Y creo que definía perfectamente lo que hacía y sigo haciendo.

A nivel de grupos, del pasado los más grandes son Byrds, Beatles, Rolling Stones, Kinks, Small Faces, los artistas del sello STAX y todo el garage, la psicodelia y el pop que surgió en los años 60, así como sus posteriores revivals como BOMB/VOXX Records –¡viva Greg Shaw!–, Barracudas, Ramones, The Jam, Stiv Bators, mucha parte del catálogo de Creation Records, algunos grupos de nueva ola española…

Actualmente no paran de sonar The Tyde, The Donkeys, The Parties y más grupos de Paisley Underground, Sonny and the Sunsets, Night Beats –sin duda los mejores de su género–, Gentleman Jesse… Y de por aquí, Ángel Kaplan, Los Negativos o Los Ginkas son tres de mis favoritos.

Gustas de retratar a músicos fuera de su hábitat “natural” (el escenario) y sin la mirada promocionera / periodística al uso. ¿Cómo definirías la trastienda del rock’n’roll undeground?
Parte de mi trabajo es hacer fotos a grupos, promocionales o para entrevistas. Es un tipo de foto que me gusta y con la que disfruto mucho. Como complemento a esto suelo fotografiar a la gente de los grupos en los momentos previos o posteriores al concierto, me adapto muy bien a este tipo de lugares pequeños, oscuros y con humo y lo mejor de todo es que consigo que se olviden de que llevo una cámara y es todo bastante natural y nada forzado; si ves mis fotografías creo que se respira naturalidad.

He tenido la suerte de poder viajar con grupos de amigos y me he recorrido muchas ciudades españoles y algunas de fuera; coincides con más grupos a los que no conoces pero con los que rápidamente conectas. Los domingo vuelves muerto a casa pero siempre salen fotos interesantes, a parte del buen recuerdo del viaje en donde lo pasamos realmente bien; creo que conoces la sensación.

Otra cosa que me gusta es fotografíar las sesiones de grabación. Además de por documentar esos momentos, lo cierto es que es algo muy bonito y siempre salen fotos muy chulas. Ahora estoy editando las de Gamónides, un grupo de Madrid del que soy muy fan –aunque sólo han tocado tres veces– y en el que hay gente de Hollywood Sinners, Jysus, Mittens o Fumestones. Suenan muy bien, tú que gustas de sonidos psicodélicos, creo que te gustarán.

Mis fotos creo que pueden definir bien el underground del rock and roll, al menos la parte en la que yo me muevo.

Dice el tópico que los que escribimos de música somos músicos frustrados (juro que no es mi caso), pero ¿has llegado a probar fortuna instrumento en mano, para desespero de vecinos y esperanza de futuras groupies?

No, hace un montón de años lo pensé pero nunca lo llevé a cabo. En su momento creí que podría aportar más en otros campos.

Hablando de esto último, ¿el fotógrafo de rock liga (más)? El escriba no destaca entre la muchedumbre de un bolo pero, ah vosotros, allí en primera fila con ese zoom imponente / esa reflex seductora.
Pues no sabría decirte, he tenido pareja durante varios años. Ahora no tengo pero dudo que si ligo sea porque una chica me vea con una cámara. Sé que con el instrumento si existe algo que a las chicas/chicos atrae, con la cámara no te puedo decir lo mismo.

 

Volvamos a cosas mucho menos triviales: SLUM PILLS, the fanzine. Aún no me han llegado los prometidos (y agotados) números 1 y 2. No te lo tengo en cuenta, claro, pero avánzame qué voy a encontrarme… O mejor, ¿qué encontraremos en esos 3 y 4 a puntito de ver la luz?
Pues es una continuación de los otros, un diario con píldoras de pop psicodélico. Presento los nuevos números en Madrid el próximo miércoles 11 de Septiembre en Duke, donde tocarán The Parrots y el día 20 en Valencia, en la galería que ha montado la gente del Magazine, La Llimera; es un espacio muy chulo y luego seguiremos la fiesta en el mismo Magazine, que está al lado y es uno de mis sitios favoritos para poner mis singles o disfrutar tomando una copa o su producto estrella, el granizado de limón con absenta.

Siguiendo con tu rabiosa actualidad. Háblame de esa expo colectiva sobre salas míticas en la que participas.
Pues es una expo que está montando Converse y This is Underground y como bien dices es de salas míticas de Madrid que han cerrado. Lo que me gusta de la idea es que abarca varias épocas y diferentes estilos y escenas ya que será de Rock-Ola, El Agapo, El Canciller y la Sala Nasti. Como supondrás yo aportaré fotos para el Nasti, sala que cerró hace un par de meses y en donde se hacía mi club favorito, el Triangle.

Y ya que estamos, ¿cuál es tu sala favorita para hacer fotos?
La Sala El Sol. Me enamoró desde la primera vez que bajé esas escaleras; estoy muy cómodo en ella, puedo trabajar perfectamente con mi Fujifilm y mi objetivo fijo de 35mm.

Texto: Roger Estrada
Fotografías: Felipe Hernández

Entrevista publicada en Pearls For The Swine (septiembre 2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17/09/2014 por en Pearls For The Swine y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: